Los extintores son la primera línea de defensa contra incendios y deben permanecer completamente cargados o presurizados para que sean efectivos ante una emergencia. Las personas deben ser responsables del mantenimiento de los extintores y de cumplir con los códigos y las regulaciones nacionales de la recarga del extintor.

El costo de no tener extintores de incendios debidamente funcionales puede causar desgracias, no solo económicas, sino también personales. En general, la mayoría de las empresas deben realizar el mantenimiento del extintor todos los meses porque no hay nada más importante que la seguridad de las personas.

Los extintores de incendios deben recargarse inmediatamente después de cada uso. Aunque no se haya descargado por completo. Una descarga mínima causa fugas y una eventual pérdida total de presión necesaria para un funcionamiento adecuado.

Los extintores de incendios deben recargarse periódicamente a lo largo de su vida, incluso si no se han utilizado. Para los extintores de incendios de químico seco a presión almacenados más comúnmente utilizados, este examen interno y recarga se requiere a los seis y doce años a partir de la fecha de fabricación indicada en el extintor.

Recuerda que la recarga del extintor de incendios debe ser realizada por un profesional capacitado. Las empresas de protección contra incendios tienen las herramientas, la capacitación y el conocimiento para garantizar que tus extintores de incendios estén en óptimas condiciones de funcionamiento y que se hayan rellenado adecuadamente con el agente extintor correcto.

Por eso te invitamos a ponerte de acuerdo con: Extintores ESISA.